INFORME DE PONENCIA PARA PRIMER DEBATE AL PROYECTO DE LEY 90 DE 2013 SENADO, 117 DE 2013 CÁMARA

ACUMULADO CON EL PROYECTO DE LEY NÚMERO 47 DE 2013 SENADO, Y EL PROYECTO DE LEY NÚMERO 16 DE 2013 SENADO por medio de la cual se dictan disposiciones para la sanción de conductas que atenten contra la seguridad vial causadas por la conducción temeraria y para la atención y reparación integral de las víctimas causadas en estos eventos; y se dictan otras disposiciones

Bogotá, D

Bogotá, D. C., noviembre de 2013

Doctor

Juan Manuel Galán

Presidente

Comisión Primera

Senado de la República

Ciudad

Doctor

Jorge Enrique Rozo Rodríguez

Presidente

Comisión Primera

Cámara de Representantes

Ciudad

Respetados doctores:

De conformidad con el encargo que nos fue encomendado por las Mesas Directivas de las Comisiones Primeras Constitucionales Permanentes del Senado de la República y la Cámara de Representantes nos permitimos rendir informe de ponencia para primer debate al Proyecto de ley número 90 de 2013 Senado, 117 de 2013 Cámara, por medio de la cual se dictan disposic iones para la sanción de conductas que atenten contra la seguridad vial causadas por la conducción temeraria y para la atención y reparación integral de las víctimas causadas en estos eventos; y se dictan otras disposiciones, acumulado con el Proyecto de ley número 47 de 2013 Senado, y el Proyecto de ley número 16 de 2013 Senado, en los siguientes términos.

1. CONTEXTO DEL PROYECTO

Origen: Parlamentario

Autores: Luis Fernando Velasco, Jhon Sudarsky, Carlos Ferro Solanilla, Jorge Eliécer Guevara, Daira Galvis, Marco Aníbal Avirama, Juan Carlos Vélez, Gloria Stella Díaz, Carlos Alberto Baena y otros.

Publicación del proyecto:

Proyecto de ley número 90 de 2013 Senado, Gaceta del Congreso número 749 de 2013.

Proyecto de ley número 47 de 2013 Senado, Gaceta del Congreso número 599 de 2013.

Proyecto de ley número 16 de 2013 Senado, Gaceta del Congreso número 537 de 2013.

Publicación de la ponencia para segundo debate en Cámara : Gaceta del Congreso número 819 del 20 de noviembre 2012.

El proyecto de ley fue aprobado en segundo debate por la Plenaria de la Cámara de Representantes el día 29 de abril de 2013.

2. OBJETO DEL PROYECTO

Con el fin de disminuir en Colombia las muertes y lesiones de personas en accidentes viales por conducción temeraria, esta iniciativa legislativa tiene por objeto primordial establecer las sanciones administrativas y penales que le son imputables a quienes realicen estas conductas, así mismo establece disposiciones encaminadas a buscar la atención y reparación integral de las víctimas de accidentes de tránsito por conducción temeraria.

3. CONSIDERACIONES DE LOS PONENTES

3.1. Conveniencia de la iniciativa

Las cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses relacionadas con los accidentes de tránsito en Colombia evidencian un aumento significativo, en especial después del 2005; en su informe Forensis 2011, se muestra como para el caso de las muertes el país desde el 2002 ha estado por encima de las 5.000 al año, según el grafico[1][1]1 que se relaciona a continuación:

 

CONSULTAR GRÁFICO EN ORIGINAL IMPRESO O EN FORMATO PDF

 

En el caso de los heridos la situación es similar, el precitado informe evidencia que en el año 2002 fueron heridos 42.837 y en el año 2011 (una década después) fueron heridas 40.806 personas, lo que muestra que la reducción no ha sido significativa.

 

CONSULTAR GRÁFICO EN ORIGINAL IMPRESO O EN FORMATO PDF

 

Para el caso de la conducción bajo el influjo del alcohol, la información suministrada por la Policía Nacional señala que del 1° de enero de 2013 al 31 de agosto de 2013, han muerto por c ausa de los accidentes de tránsito por embriaguez 313 personas y por esta misma causa han sido heridas 1.643 personas. Al comparar los datos con el año anterior, se dio una disminución de menos del 10%.

 

CONSULTAR GRÁFICO EN ORIGINAL IMPRESO O EN FORMATO PDF

 

Son los jóvenes quienes más están falleciendo por causa de la accidentalidad por embriaguez, tal como lo señalan las cifras suministradas por la Policía Nacional para lo que va corrido de este año, hasta el 31 de agosto:

 

CONSULTAR CUADRO EN ORIGINAL IMPRESO O EN FORMATO PDF

 

De acuerdo con la información suministrada por la Policía Nacional y por el Simit, por conducir en estado de embriaguez, fueron impuestos 68.492 comparendos, en el año 2012, una cifra alarmante si se considera que en cada uno de esos eventos pudo causarse un accidente de tránsito que pudo cobrar la vida de miles de colombianos y colombianas.

Dentro de este panorama, es importante señalar ¿Los peatones y los motociclistas resultan los actores del tránsito más vulnerables, representando, entre ambos, un 70% de la mortalidad derivada de los accidentes de tránsito registrados en el país durante el año 2010. Preocupante es la situación de los motociclistas por cuanto el parque de motocicletas se incrementa progresivamente y la formación de sus conductores, como la certificación de su conocimiento y habilidades para conducir estos vehículos todavía son muy deficitarias¿[2][2].

Así mismo, en su momento el Gobierno Nacional estableció que ¿para la determinación de metas realistas en términos de seguridad vial, es necesario comprender cuáles son las variables que han venido influyendo en el número de accidentes. El crecimiento al parque automotor, en especial de las motos, el crecimiento de la movilidad asociado al crecimiento económico, el crecimiento de nuevos e inexpertos conductores son variables que tienden a incrementar el número de accidentes. Siendo así, los recursos y la prioridad dada a la seguridad vial deben aumentar para alcanzar las metas exigentes que se ha fijado el país¿.

A manera de conclusión, el presente proyecto busca establecer las medidas penales y administrativas necesarias para lograr amonestar a los conductores temerarios[3][3]3 y así mismo desestimular el incurrir en estas.

El dotar a las autoridades administrativas y judiciales de estas herramientas significa un avance en la protección de la vida y la integridad física de los peatones, conductores, pasajeros y demás actores de la seguridad vial, puesto que se considera que el aumentar las multas, organizar y estructurar correctamente la suspensión de las licencias de conducción, la retención de los vehículos, así como el ajuste en el tema penal, termina generando en el ciudadano una mayor resistencia a incurrir en la conducción temeraria.

Finalmente es importante resaltar que es una obligación del Estado, el propender por generar mecanismos oportunos y adecuados para la reparación de las víctimas de los accidentes de tránsito en donde el conductor incurrió en la conducción temeraria, razón por la cual el presente proyecto establece la creación y mecanismos de financiamiento de un fondo especializado que tendrá como fin asegurar los recursos para que las víctimas puedan ser reparadas, esto sin desconocer la obligación primaria que le corresponde al victimario.

IV. CAMBIOS PROPUESTOS

Debido a que el proyecto de ley es el producto de la acumulación de tres proyectos distintos y que además sobre este convergen las propuestas de los diferentes ponentes de Senado, Cámara y del Gobierno Nacional, el texto propuesto contiene varias modificaciones que se relacionan a continuación:

Dentro de las definiciones se establece una modificación a las definiciones del Código de Tránsito, adicionando la definición de conducción temeraria y la de competencia.

En cuanto a las medidas penales se establece una modificación al artículo 100 del Código Penal que busca ampliar la figura del comiso, para aquellos vehículos que sean usadas para cometer alguna conducta considerada como conducción temeraria, con el fin de habilitar su inmovilización y de ser necesario la destinación de este a la reparación de los daños causados a t erceros.

Además en cuanto lo penal se modifica el agravante contenido en los artículos 109, 110 y 120 del Código Penal, en donde se establecen unas penas mínimas que busca generar la detención preventiva.

Finalmente, en materia penal se amplía la definición del delito de fraude a resolución judicial o administrativa, para que este pueda ser tipificado a un individuo que incumpla los compromisos de no manejar bajo el influjo del alcohol, establecido mediante resolución administrativa.

En materia penitenciaria se modifican las disposiciones relacionadas con las casas cárcel, estableciendo las cárceles para conductores.

En cuanto a las medidas administrativas se establece la eliminación del inciso tercero del artículo 26 de la Ley 769 de 2002, con el fin de acabar con la antinomia contenida en el Código de Tránsito, que establecía que una vez cancelada la licencia esta podía solicitarse nuevamente a los tres años, lo que terminaba siendo una forma de saltarle la suspensión, que contiene términos más largos.

Se establece la creación de un artículo nuevo, el cual contiene las disposiciones relacionadas con la inmovilización del vehículo por conducción temeraria que van desde un mes hasta un año, según la gravedad de la conducta.

Se modifica el artículo 26 relacionado con la suspensión y cancelación de las licencias, en donde se aumenta la suspensión por conducción temeraria hasta por una tercera ocasión, y la cancelación por una cuarta vez, estas con excepción de la conducción bajo el influjo del alcohol, la cual se regirá por lo establecido en el artículo 152 según lo dispuesto hoy en el Código de Tránsito.

Para el caso de la conducción bajo el influjo del alcohol, se modifica el artículo 152, en donde se aumentan los periodos de suspensión, se duplica la cancelación en caso de reincidencia, y para una tercera ocasión se impone la cancelación de la licencia; en cualquiera de los casos de suspensión y cancelación, se establecen medidas adicionales tales como, realización de cursos de sensibilización, de trabajo comunitario y la presentación de un certificado de la EPS en donde conste que el individuo no tiene problemas relacionados con el alcohol.

En el caso de las multas, para la conducción temeraria se establecen unas que van desde 60 hasta 150 salarios mínimos legales diarios vigentes; para la conducción bajo el influjo del alcohol, se establecen unas que van desde el 10 hasta el 60% del valor comercial del vehículo, según la tabla de avalúos comerciales para pago de impuestos que para el año correspondiente emita el Ministerio de Transporte.

En cuanto a la reparación de las víctimas se crea un sistema de reparación a las víctimas de accidentes por conducción temeraria, el cual será financiado con el 50% de las multas relacionadas con la conducción temeraria.

Finalmente se establece una obligación especial al gobierno para que, en 6 meses implemente las herramientas tecnológicas necesarias para garantizar que los procedimientos de tránsito queden registrados en audio o video, lo que busca frenar los focos de posible corrupción que se generen.

 

PROPOSICIÓN

Por las anteriores consideraciones, solicitamos a las Comisiones Primeras del Senado y la Cámara de Representantes, dar primer debate al Proyecto de ley número 90 de 2013 Senado, 117 de 2013 Cámara, por medio de la cual se dictan disposiciones para la sanción de conductas que atenten contra la seguridad vial causadas por la conducción temeraria y para la atención y reparación integral de las víctimas causadas en estos eventos; y se dictan otras disposiciones, acumulado con el Proyecto de ley número 47 de 2013 Senado, y el Proyecto de ley número 16 de 2013 Senado, con base al texto propuesto.

 

CONSULTAR NOMBRES Y FIRMAS EN ORIGINAL IMPRESO O EN FORMATO PDF

 

 

TEXTO PROPUESTO PARA PRIMER DEBATE AL PROYECTO DE LEY NÚMERO 90 de 2013 SENADO, 117 DE 2013 CÁMARA, ACUMULADO CON EL PROYECTO DE LEY NÚMERO 47 DE 2013 SENADO, Y EL PROYECTO DE LEY NÚMERO 16 DE 2013 SENADO

por medio de la cual se dictan disposiciones para la sanción de conductas que atenten contra la seguridad vial causadas por la conducción temeraria y para la atención y reparación integral de las víctimas causadas en estos eventos; y se dictan otras disposiciones.

El Congreso de Colombia

DECRETA:

CAPÍTULO I

Objeto

Artículo 1°. La presente ley tiene por objeto establecer sanciones a las conductas que atenten contra la seguridad vial, causadas por la conducción temeraria, así como la atención y reparación integral de las víctimas mediante la adopción de medidas penales, administrativas y civiles.

CAPÍTULO II

Definiciones

Artículo 2°. Adiciónense al artículo 2° de la Ley 769 de 2002 las siguientes definiciones:

Conducción temeraria: Es la conducción excesivamente imprudente con la cual el conductor se expone o expone a terceros en su vida. integridad o bienes a riesgos innecesarios. Se considerará conducción temeraria a la conducción de vehículos automotores en cualquiera de las siguientes condiciones:

a) Cuando el conductor registre un nivel de alcoholemia que altere su capacidad para conducir vehículos automotores.

b) Cuando se conduzca bajo el efecto de sustancias psicoactivas que produzcan dependencia física o psíquica.

La intoxicación con sustancias psicoactivas se establecerá mediante una prueba que no cause lesión, la cual será determinada por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

c) Cuando la velocidad sobrepase de 80 kilómetros por hora en vías ubicadas dentro del perímetro urbano, o en vías terciarias fuera del perímetro urbano.

d) Cuando la velocidad sobrepase de 120 kilómetros por hora en vías ubicadas fuera del perímetro urbano que correspondan a vías nacionales o departamentales.

e) Cuando no se detenga completamente el vehículo ante una luz roja o amarilla de semáforo, una señal de ¿PARE o un semáforo intermitente en rojo¿.

f) Cuando se transite en sentido contrario al estipulado para la vía, calzada o carril.

g) Cuando se transite sin haber obtenido la licencia de conducción correspondiente para el tipo de vehículo que se conduce o con la licencia de conducción suspendida, cancelada o retenida.

h) Cuando se conduzca por vía pública realizando cualquier tipo de competencia entre dos o más vehículos sin la autorización impartida por autoridad competente.

i) Cuando se conduzca sobre aceras, plazas, vías peatonales, separadores, bermas, demarcaciones de canalización, zonas verdes o vías especiales para vehículos no motorizados.

Competencia: Contienda, disputa o enfrentamiento entre dos o más conductores, empleando vehículos en una vía pública.

CAPÍTULO III

Medidas penales

Artículo 3°. Adiciónese al artículo 100 de la Ley 599 de 2000, Código Penal, el siguiente inciso:

¿Artículo 100. Comiso. (...)

En las conductas que son cometidas cuando la conducción es considerada temeraria de conformidad con lo establecido en el Código Nacional de Tránsito, los vehículos automotores utilizados para la realización de la conducta punible no serán entregados a su propietario, sino que deberán ser entregados a la autoridad administrativa competente para que continúe con la ejecución de la medida de inmovilización a que haya lugar. Lo anterior no impedirá que una vez establecida la responsabilidad penal el bien se destine para el pago de los perjuicios cuando no existan otros bienes para este fin¿.

Artículo 4°. Modifíquese el artículo 109 de la Ley 599 de 2000, Código Penal, el cual quedará así:

Artículo 109. Homicidio culposo. <Penas aumentadas por el artículo 14 de la Ley 890 de 2004, a partir del 1° de enero de 2005. El texto con las penas aumentadas es el siguiente:> El que por culpa matare a otro, incurrirá en prisión de treinta y dos (32) a ciento ocho (108) meses y multa de veintiséis punto sesenta y seis (26.66) a ciento cincuenta (150) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Cuando la conducta culposa sea cometida utilizando medios motorizados o arma de fuego, se impondrá igualmente la privación del derecho a conducir vehículos automotores y motocicletas y la de privación del derecho a la tenencia y porte de arma, respectivamente, de cuarenta y ocho (48) a noventa (90) meses.

Si quien cometiere la conducta estuviese manejando vehículo automotor bajo el grado de alcoholemia igual o superior al grado 1° o bajo el influjo de droga o sustancia que produzca dependencia física o síquica y ello haya sido determinante para su ocurrencia, incurrirá en prisión de setenta y tres (73) a doscientos dieciséis (216) meses y multa de cincuenta y tres (53) a trescientos (300) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Artículo 5°. Adiciónese un parágrafo nuevo en el artículo 110 de la Ley 599 de 2000, Código Penal, el cual quedará así:

Parágrafo. Lo dispuesto en el numeral 1 del presente artículo no aplicará para lo conducta contenida en el tercer inciso del artículo 109 del presente código.

Artículo 6°. Adiciónese un inciso nuevo en el artículo 120 de Ley 599 de 2000, Código Penal, el cual quedará así:

Parágrafo. Cuando la conducta culposa se cometiere manejando vehículo automotor bajo el grado de alcoholemia igual o superior al grado 1° o bajo el influjo de droga o sustancia que produzca dependencia física o síquica y ello haya sido determinante para su ocurrencia, la pena se disminuirá en dos quintas partes.

Artículo 7°. Adiciónese un parágrafo nuevo en el artículo 121 de la Ley 599 de 2000, Código Penal, el cual quedará así:

Parágrafo. Lo dispuesto en el numeral 1 del artículo 110 no aplicará para lo conducta contenida en el parágrafo del artículo 120 del presente código.

Artículo 8°. El artículo 454 de la Ley 599 de 2000, modificado por el artículo 47 de la Ley 1453 de 2011, quedará así:

¿Artículo 454. Fraude a resolución judicial, o administrativa de policía o contravencional de tránsito. El que por cualquier medio se sustraiga al cumplimiento de obligación impuesta en resolución judicial o administrativa de policía, incurrirá en prisión de uno (1) a cuatro (4) años y multa de cinco (5) a cincuenta (50) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

En la misma pena incurrirá quien incumpla la obligación impuesta mediante resolución administrativa que decida sobre una infracción o contravención de tránsito, de no incurrir en conducción temeraria.

CAPÍTULO IV

Medidas penitenciarias

Artículo 9°. Modifíquese el artículo 23 de la Ley 65 de 1993, Código Penitenciario y Carcelario, del siguiente tenor:

¿Artículo 23. Cárceles para conductores. Son los lugares destinados para el cumplimiento de la medida correctiva de retención transitoria, la detención preventiva y/o el cumplimiento de la pena privativa de la libertad por conductas culposas punibles o daño en bien ajeno, cometidas en siniestro de tránsito.

Previa aprobación del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), las entidades privadas podrán crear, organizar y administrar dichos establecimientos. Esa aprobación también será necesaria para las cárceles para conductores que deben crear y/o garantizar los Centros Integrales de Atención contemplados en el Código Nacional de Tránsito.

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), expedirá el reglamento aplicable a estas cárceles, el cual deberá contemplar los requisitos de organización y funcionamiento.

Estos establecimientos dependerán del respectivo establecimiento de reclusión del orden nacional de su jurisdicción.

Adóptese la denominación de cárceles para conductores, la cual se asignará a los establecimientos que con anterioridad se habilitaron como casa-cárceles, y a los que se creen con posterioridad a la expedición de esta ley.

Las casa-cárceles que en adelante se identificarán como cárceles para conductores, mantendrán a su cargo las funciones asignadas por la normatividad vigente, además de las ordenadas por la presente ley.

La habilitación y demás reconocimientos legales y reglamentarios que les permitían operar a los establecimientos creados como casa cárceles antes de la entrada en vigencia de esta ley serán válidos para su funcionamiento como cárceles de conductores.

Artículo 10. Modifíquese el artículo 2° de la Ley 769 de 2002 en lo referente a la denominación de Centro Integral de Atención, el cual quedará así:

[¿]

Centro integral de atención: Establecimiento donde se prestarán los servicios de escuela y la función de cárcel para conductores para la rehabilitación de los infractores a las normas de tránsito y para el cumplimiento de los demás fines previstos en el Código Penitenciario y Carcelario. Podrá ser operado por el Estado o por entes privados que a través del cobro de las tarifas por los servicios allí prestados, garantizarán su autosostenibilidad.

[...]

CAPÍTULO V

Medidas sancionatorias, administrativas y de protección coactiva

Artículo 11. Elimínese el inciso tercero, del parágrafo del artículo 26 de la Ley 769 de 2002, artículo mo dificado por el artículo 7° de la Ley 1383 de 2010.

Artículo 12. Inmovilización del vehículo por conducción temeraria. Adiciónese la Ley 769 de 2002 modificada por la Ley 1383 de 2010, un artículo del siguiente tenor:

¿Artículo 125A. Inmovilización por conducción temeraria. Al conductor de un vehículo automotor que incurra en conducción temeraria se le inmovilizará el vehículo por el término de un (1) mes.

A quien cause daño a los bienes de terceros en accidente de tránsito y se demuestre que actuó en cualquiera de las condiciones de conducción temeraria, adicionalmente a las demás sanciones establecidas por este Código y sin perjuicio de las medidas de carácter penal que le correspondan, se le inmovilizará el vehículo por el término de uno (1) a tres (3) meses.

Quien cause lesiones personales en accidente de tránsito y se demuestre que actuó en cualquiera de las condiciones de conducción temeraria, adicionalmente a las demás sanciones establecidas por este Código y sin perjuicio de las medidas de carácter penal que le correspondan, se le inmovilizará el vehículo por el término de tres (3) a seis (6) meses.

Quien cause homicidio en accidente de tránsito y se demuestre que actuó en cualquiera de las condiciones de conducción temeraria, adicionalmente a las demás sanciones establecidas por este Código y sin perjuicio de las medidas de carácter penal que le correspondan, se le inmovilizará el vehículo por el término de un (1) año.

Parágrafo. Si cumplido el término de la inmovilización por conducción temeraria no se ha cancelado el valor de la multa, el vehículo permanecerá inmovilizado hasta tanto esta no se pague, lo anterior no impedirá que una vez establecida la responsabilidad penal el bien se destine para el pago de los perjuicios cuando no existan otros bienes para este fin.

Artículo 13. Suspensión o cancelación de la licencia de conducción. El artículo 26 de Ley 769 de 2002 modificado por la Ley 1383 de 2010 quedará así:

¿Artículo 26. Causales de suspensión o cancelación. La licencia de conducción se suspenderá:

1. Por disposición de las autoridades de tránsito, basada en la imposibilidad transitoria, física o mental para conducir, soportada en un certificado médico o en el examen de aptitud física, mental o de coordinación expedido por un Centro de Reconocimiento de Conductores legalmente habilitado.

2. Por decisión judicial.

3. Por prestar servicio público de transporte con vehículos particulares, salvo cuando el orden público lo justifique, previa decisión en tal sentido de la autoridad respectiva.

4. Por conducción temeraria por primera vez a excepción de la conducción bajo el influjo del alcohol. El conductor de un vehículo automotor que incurra en conducción temeraria por primera vez se hará acreedor a la suspensión de su licencia de conducción por el término de seis (6 ) a doce (12) meses.

5. Por reincidencia por segunda vez en la conducción temeraria a excepción de la conducción baja el influjo del alcohol. El conductor de un vehículo automotor que incurra en conducción temeraria par segunda vez se hará acreedor a la suspensión de su licencia de conducción por el término de doce (12) a veinticuatro (24) meses.

6. Por reincidencia por tercera vez en la conducción temeraria a excepción de la conducción bajo el influjo del alcohol. El conductor de un vehículo automotor que incurra en conducción temeraria por tercera vez se hará acreedor a la suspensión de su licencia de conducción por el término de veinticuatro (24) a cuarenta y ocho (48) meses.

Para el caso de la conducción bajo el influjo del alcohol, se aplicará lo señalado en el artículo 152 de la Ley 769 de 2002.

La licencia de conducción se cancelará:

1. Por disposición de las autoridades de tránsito basada en la imposibilidad permanente física o mental para conducir, soportada en un certificado médico o en el examen de aptitud física, mental y de coordinación motriz expedido por un Centro de Reconocimiento de Conductores legalmente habilitado.

2. Por decisión judicial.

3. Por muerte del titular. La Registraduría Nacional del Estado Civil está obligada a reportar a los sistemas creados por los artículos 8° y 10 del presente ordenamiento, el fallecimiento del titular.

4. Por reincidencia en la prestación del servicio público de transporte con vehículos particulares sin justa causa.

5. Por hacer uso de la licencia de conducción estando suspendida.

6. Por obtener por medios fraudulentos la expedición de una licencia de conducción, sin perjuicio de las acciones penales que correspondan.

7. Por reincidencia por cuarta vez en la conducción temeraria. El conductor de un vehículo automotor que incurra en conducción temeraria por cuarta vez se hará acreedor a la cancelación de su licencia de conducción, a excepción de la conducción bajo el influjo del alcohol frente a la cual se aplicará lo señalado en el artículo 152 de la Ley 769 de 2002.

Parágrafo 1°. En todos los casos enunciados, la autoridad de control operativo de tránsito procederá a realizar la retención preventiva de la licencia de conducción. La autoridad de tránsito competente procederá a registrar de manera inmediata en el RUNT la retención preventiva de la licencia de conducción.

La suspensión o cancelación de la licencia de conducción implica la entrega obligatoria del documento a la autoridad de tránsito competente para imponer la sanción por el período de la suspensión o a partir de la cancelación de ella.

La notificación de la suspensión o cancelación de la licencia de conducción, se realizará de conformidad con las disposiciones señaladas en el Código Nacional de Tránsito y en los vacíos que existan será aplicable del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo.

Para efectos legales se entenderá como resolución administrativa de policía el acto administrativo que impone una sanción de suspensión o cancelación de la licencia de conducción.

Parágrafo 2°. Una vez cumplida la respectiva sanción, para la entrega de la licencia de conducción suspendida a las personas que incurran en la conducción temeraria, será necesario anexar una valoración y, si hubiere lugar, certificado de tratamiento emitido por la EPS a la que se encuentra afiliada la persona, que dé cuenta de su condición en el momento de ser levantada la sanción, frente al consumo de alcohol, drogas tóxicas o estupefacientes.

Parágrafo 3°. Una vez cumplida la respectiva sanción, en todos los casos, para la entrega de la licencia de conducción suspendida por conducción temeraria, el conductor deberá aportar certificación de la asistencia a un curso de sensibilización, conocimientos y consecuencias de la conducción temeraria y seguridad vial en los centros integrales de atención o en los centros de enseñanza automovilística debidamente autorizados, por un mínimo de cuarenta (40) horas.

Parágrafo 4°. Los Ministerios de Salud y Protección Social, Transporte y Educación, reglamentarán en un plazo máximo de seis meses, los requisitos que deben cumplir los centros integrales de atención o en los centros de enseñanza automovilística para ofrecer los cursos de sensibilización, conocimient os y consecuencias de la conducción temeraria, así mismo será objeto de esta reglamentación definir los contenidos y metodologías a utilizar en dichos cursos.

Parágrafo 5°. La segunda vez que el infractor sea sancionado por conducción temeraria, la autoridad de tránsito en la resolución contravencional respectiva, además de determinar las sanciones que procedan de conformidad con la normatividad vigente, el infractor se comprometerá a no reincidir en la conducta de conducción temeraria.

Artículo 14. Multas. Elimínese el numeral E.3 y créese el literal F en el artículo 131 de la Ley 769 de 2002, modificado por el artículo 21 de la Ley 1383 de 2010:

¿Artículo 131. Multas. Los infractores de las normas de tránsito serán sancionados con la imposición de multas, de acuerdo con el tipo de infracción así:

[...]

F. El conducir de manera temeraria, será sancionado con la declaratoria de infractor impuesta al conductor y con multa, por la que deberán responder de forma solidaria el conductor y el propietario del vehículo, así:

F.1. El conductor de un vehículo automotor que incurra en conducción temeraria a excepción de la conducción bajo el influjo del alcohol, será sancionado con multa equivalente a sesenta (60) salarios mínimos legales diarios vigentes.

F.2. Quien cause daño a los bienes de terceros en accidente de tránsito y se demuestre que actuó en cualquiera de las condiciones de conducción temeraria a excepción de la conducción bajo el influjo del alcohol, adicionalmente a las demás sanciones establecidas por este Código y sin perjuicio de las medidas de carácter penal que le correspondan, será sancionado con multa equivalente a noventa (90) salarios mínimos legales diarios vigentes.

F.3. Quien cause lesiones personales en accidente de tránsito y se demuestre que actuó en cualquiera de las condiciones de conducción temeraria a excepción de la conducción bajo el influjo del alcohol, adicionalmente a las demás sanciones establecidas por este Código y sin perjuicio de las medidas de carácter penal que le correspondan, será sancionado con multa equivalente a ciento veinte (120) salarios mínimos legales diarios vigentes.

F.4. Quien cause homicidio en accidente de tránsito y se demuestre que actuó en cualquiera de las condiciones de conducción temeraria, adicionalmente a las demás sanciones establecidas por este Código y sin perjuicio de las medidas de carácter penal que le correspondan, será sancionado con multa equivalente a ciento cincuenta (150) salarios mínimos legales diarios vigentes¿.

F.5. Multa del 10% del valor comercial del vehículo, según la tabla Avalúos comerciales para pago de impuestos que para el año correspondiente emita el Ministerio de Transporte, la primera vez que sea sorprendido realizando esta conducta en cualquiera de los grados que señala el artículo 152 de la Ley 769 de 2002, Código Nacional de Tránsito, o la norma que la modifique o derogue.

E. 6. Multa del 40% del valor comercial del ve-hículo, según la tabla Avalúos comerciales para pago de impuestos que para el año correspondiente emita el Ministerio de Transporte, la segunda vez que sea sorprendido cometiendo esta conducta en cualquiera de los grados que señala el artículo 152 de la Ley 769 de 2002, Código Nacional de Tránsito, o la norma que la modifique o derogue.

F.7. Multa del 60% del valor comercial del vehículo, según la tabla avalúos comerciales para pago de impuestos que para el año correspondiente emita el Ministerio de Transporte, la tercera vez que sea sorprendido cometiendo esta conducta en cualquiera de los grados que señala el artículo 152 de la Ley 769 de 2002, Código Nacional de Tránsito, o la norma que la modifique o derogue.

Artículo 15. El artículo 151 de la Ley 769 de 2002 quedará así:

Artículo 151. Suspensión de licencia. Quien cause la muerte o lesiones personales en accidente de tránsito y se demuestre que actuó bajo el influjo del alcohol o de sustancias psicoactivas, o que injustificadamente abandone el lugar de los hechos, a más de las sanciones previstas en el Código Penal, se le suspenderá la licencia de conducción hasta por el término previsto en la respectiva sentencia penal. En ausencia de esta, el término de suspensión de la licencia se hará de conformidad con el siguiente artículo.

Artículo 16. El artículo 152 de la Ley 769 de 2002, modificado por el artículo 1° de la Ley 1548 de 2012, quedará así:

Artículo 152. Grado de Alcoholemia. Sin perjuicio de las demás sanciones previstas en la ley, si hecha la prueba de alcoholemia esta arroja como resultado:

a) Entre 20 y 39 mg de etanol/100 ml de sangre total;

b) Primer grado de embriaguez entre 40 y 99 mg de etanol/100 ml de sangre total;

c) Segundo grado de embriaguez entre 100 y 149 mg de etanol/100 ml de sangre total;

d) Tercer grado de embriaguez, desde 150 mg de etanol/100 ml de sangre total en adelante.

La autoridad de tránsito tomará las siguientes medidas:

1. Decretar la suspensión de la licencia de conducción entre seis (6) y doce (12) meses para el caso del literal a); entre uno (1) y tres (3) años para el caso del literal b); entre tres (3) y cinco (5) años para el caso del literal c), y entre cinco (5) y diez (10) años para el caso del literal d), respectivamente.

2. Ordenar al infractor la realización de acciones comunitarias para la prevención de la conducción bajo el influjo del alcohol y drogas psicoactivas por una duración de veinte (20) horas para el caso del literal a, treinta (30) horas para el caso del literal b), cincuenta (50) horas para el caso del literal c) y ochenta (80) horas para el caso del literal d), respectivamente.

Parágrafo 1°. Si el conductor reincide en la conducta el tiempo de suspensión de la licencia se duplicará, según el grado de alcohol de la segunda ocasión.

Si el conductor reincide en una tercera ocasión se procederá a la cancelación de la licencia.

Parágrafo 2°. El conductor del vehículo automotor que pese a ser requerido por las autoridades de control operativo de tránsito, con plenitud de garantías, no permita la realización de las pruebas físicas o clínicas a que se refiere la presente ley, o se dé a la fuga, se le cancelará la licencia, se le inmovilizará el vehículo por un (1) mes, según lo dispuesto en el artículo 125A del Código de Tránsito, y se le aplicará la multa establecida en el literal F.7 del artículo 131 del Código de Tránsito.

Parágrafo 3°. En el evento en que la alcoholemia sea igual o superior a 20 mg de etanol/100 ml de sangre, se aplicarán las sanciones establecidas sin que sea necesario realizar pruebas adicionales para la determinación de la presencia de otras sustancias psicoactivas.

Parágrafo 4°. Para los conductores que incurran en las faltas previstas en el presente artículo no existirá la reducción de multas de la que trata el artículo 136 de la Ley 769 de 2002.

Parágrafo 5°. Cuando el conductor sea sorprendido bajo el influjo del alcohol, además de lo dispuesto en el presente artículo, se aplicará lo dispuesto en los parágrafos 1°, 2°, 3° y 5° del artículo 26 de la Ley 769 de 2002.

Artículo 17. El artículo 153 de la Ley 769 de 2002 quedará así:

¿Artículo 153. Resolución judicial y resolución administrativa. Para efectos legales se entenderá como resolución judicial la providencia que impone una pena de suspensión y cancelación de licencia de conducción, así como las demás obligaciones en ella consignadas.

Para los fines legales se entenderá que el acto mediante el cual se imponga al infractor la orden de no reincidir en la conducción temeraria, es una resolución administrativa de policía o contravencional de tránsito.

CAPÍTULO VI

De la asistencia y reparación integral a las víctimas

Artículo 18. Créese el artículo en Ley 769 de 2002 el cual quedará así:

Artículo 152A. Destinación de multas por conducción bajo el influjo del alcohol o de sustancias psicoactivas.

El 50% De los recursos recaudados por concepto de multas por conducción temeraria, se destinarán a un rubro especial adscrito a la subcuenta de eventos catastróficos y accidentes de tránsito - ECAT del Fondo de Solidaridad y Garantía - Fosyga o quien haga sus veces el cual está destinado a la reparación de las víctimas por conducción temeraria.

Artículo 19. Del pago con beneficio de competencia y compensación contra la subcuenta ECAT del Fosyga. Las víctimas de accidentes de tránsito causados por conducción temeraria tienen derecho a la reparación integral de perjuicios solidariamente a cargo del conductor, propietario y empresa a que esté afiliado el vehículo con el que se causó el accidente.

Si la concurrencia de recursos de los responsables indicados en el inciso anterior fueren insuficientes para asumir el monto de los perjuicios a que fueren judicialmente condenados o de los que deban ser garantes, el Fosyga diseñará un mecanismo para que, con cargo a los recursos de la subcuenta ECAT derivados de los recursos previstos en el artículo 152 A de la Ley 769 de 2002, se cubran los valores no pagados por los responsables.

Los montos asumidos por el Fosyga se compensarán contra el patrimonio presente no declarado o futuro del responsable, sin afectar su subsistencia de acuerdo con sus circunstancias particulares, en aplicación de los sistemas de pago con beneficio de competencia.

Para ejecutar este sistema, el Min isterio de Salud tendrá jurisdicción coactiva y podrá afectar los mecanismos de cobertura del riesgo que amparen la responsabilidad extracontractual del conductor, propietario y empresa, según el caso.

El Gobierno Nacional reglamentará la materia.

CAPÍTULO VII

Disposiciones finales

Artículo 20. Medidas especiales para procedimientos de tránsito. El Gobierno Nacional en un término no mayor a 6 meses contados a partir de la entrada en vigencia de la presente ley, implementará los mecanismos tecnológicos necesarios para garantizar que los procedimientos de tránsito adelantados por agentes de tránsito o en retenes queden registrados en video y/o audio.

Artículo 21. Es obligación de todo establecimiento público o abierto al público que expenda bebidas alcohólicas, así como todo establecimiento público o abierto al público que ofrezca el servicio de parqueadero exhibir de manera claramente visible en sus instalaciones y en la sección de bebidas alcohólicas de sus menús las consecuencias de la conducción temeraria con el siguiente enunciado:

¿Conducir en alguno de los siguientes estados se considera conducción temeraria y tiene consecuencias que incluyen multas desde sesenta (60) salarios mínimos diarios vigentes hasta la pérdida de propiedad del vehículo, inmovilización del vehículo de un mes hasta por un año o hasta que se pague la multa y suspensión de la licencia de conducción hasta por 20 años:

a) Cuando el conductor registre alcoholemia en un nivel superior a 0,20 mg de etanol/100 ml de sangre.

b) Cuando se conduzca bajo el efecto de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas que produzcan dependencia física o psíquica.

c) Cuando la velocidad sobrepase de 80 kilómetros por hora en vías ubicadas dentro del perímetro urbano o en vías terciarias fuera del perímetro urbano.

d) Cuando la velocidad sobrepase de 120 kilómetros por hora en vías ubicadas fuera del perímetro urbano que correspondan a vías nacionales o departamentales.

e) Cuando no se detenga completamente el vehículo ante una luz roja o amarilla de semáforo, una señal de ¿PARE o un semáforo intermitente en rojo¿.

f) Cuando se transite en sentido contrario al estipulado para la vía, calzada o carril.

g) Cuando se transite sin haber obtenido la licencia de conducción correspondiente para el tipo de vehículo que se conduce o con la licencia de conducción suspendida.

h) Cuando se conduzca por vía pública realizando cualquier tipo de competencia entre dos o más vehículos sin la autorización impartida por autoridad competente.

i) Cuando se conduzca sobre aceras, plazas, vías peatonales, separadores, bermas, demarcaciones de canalización, zonas verdes o vías especiales para vehículos no motorizados.

En caso de daños a bienes o lesiones u homicidios las sanciones administrativas serán más gravosas y habrá consecuencias de carácter penal¿.

Artículo 22. En todos los recipientes y/o empaques de bebidas alcohólicas se señalarán de forma clara y legible las consecuencias de la conducción temeraria por conducir en estado de embriaguez, bajo el efecto de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o que produzcan dependencia física o psíquica. Con el siguiente enunciado:

¿Conducir en estado de embriaguez o bajo el efecto de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas o que produzcan dependencia física o psíquica se considera conducción temeraria y tiene consecuencias que incluyen multas desde el 25% del valor comercial del vehículo hasta la pérdida del mismo, inmovilización del vehículo de un mes a un año o hasta que se pague la multa, suspensión de la licencia de conducción hasta por 20 años y cancelación de la misma hasta por 30 años:

En caso de daños a bienes o lesiones u homicidio las sanciones administrativas serán más gravosas y habrá consecuencias de carácter penal¿.

Artículo 23. Vigencia y derogatorias. La presente ley rige a partir de su promulgación y deroga las disposiciones que le sean contrarias.

 

CONSULTAR NOMBRES Y FIRMAS EN ORIGINAL IMPRESO O EN FORMATO PDF



 



[1][1]        Tomado de exposición de motivos Proyecto de ley número 90 de 2013 Senado, por medio de la cual se dictan disposiciones para la sanción de conductas que atenten contra la seguridad vial causadas por conductores en estado de embriaguez o bajo el influjo de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas y para la atención y reparación integral de las víctimas causadas en estos eventos; y se dictan otras disposiciones, Publicado en la Gaceta del Congreso número 749 de 2013.

 

[2][2]2       Tomado de: Plan Nacional de Seguridad Vial 2011-2016, Colombia. Disponible en la web en: https://www.niintransporte.gov,co/descarqar.php?id=1330

 

[3][3]        Los conductores temerarios son aquellos que incurren en alguna de las siguientes conductas:

       a) Cuando el conductor registre un nivel de alcoholemia que altere su capacidad para conducir vehículos automotores;

       b) Cuando se conduzca bajo el efecto de sustancias psicoactivas que produzcan dependencia física o psíquica;

       c) Cuando la velocidad sobrepase de 80 kilómetros por hora en vías ubicadas dentro del perímetro urbano, o en vías terciarias fuera del perímetro urbano, o 120 kilómetros por hora en vías ubicadas fuera del perímetro urbano que correspondan a vías nacionales o departamentales;

       e) Cuando no se detenga completamente el vehículo ante una luz roja o amarilla de semáforo, o una señal de ¿PARE o un semáforo intermitente en rojo¿;

       f) Cuando se transite en sentido contrario al estipulado para la vía, calzada o carril;

       g) Cuando se transite sin haber obtenido la licencia de conducción correspondiente para el tipo de vehículo que se conduce, o con la licencia de conducción suspendida;

       h) Cuando se conduzca por vía pública realizando cualquier tipo de competencia entre dos o más vehículos sin la autorización impartida por autoridad competente;

       i) Cuando se conduzca sobre aceras, plazas, vías peatonales, separadores, bermas, demarcaciones de canalización, zonas verdes o vías especiales para vehículos no motorizados.